jueves, 3 de diciembre de 2015

SADO COMO TERAPIA


Como terapeuta (en varias disciplinas que aquí no vienen al caso jeje) creo que el sado es una terapia.
¿Has escuchado alguna vez que el teatro puede ser (y de echo lo es) una terapia?. El sado tiene las mismas propiedades, con un elemento extra trabajamos la sexualidad. 

Con las prácticas sado sacamos a flote nuestro talento, la creatividad, imaginación, refuerza la actitud y por supuesto lleva a mayor satisfacción sexual. Pero todas estas herramientas que aplicamos y desarrollamos en el sado son ejecutables después en la vida real. Por no comentar también los procesos químicos que se desarrollan en nuestro interior de los que hable en otra sección de la web. 

Mi papel en este sentido es de catalizador. Mediante mis palabras  y mis obras, voy conduciendo a la persona como si fuese un corderito, explorando su sexualidad y fantasías. Las prácticas provocan dolor, placer, dominación, humillación, frustración. Esto que dicho así suena feo, produce una liberación en la otra persona. De echo no es raro que las personas sometidas, en su vida diaria tengan puestos de poder (ya sea en el trabajo, en casa, asociaciones o en otros ámbitos).


La sesión es una especie de vals entre los dos, con un continuo contacto entre ambos. Yo voy
estudiando tus técnicas de baile, tus zonas erógenas, que reacciones te provocan unos estímulos y cuales otros. Analizando esto te recomendare que pruebes unas prácticas u otras en otras sesiones. 

Hay una práctica que suelo pedir siempre, que es escribir sobre las sesiones. Esto tiene dos partes, por un lado saber que deseas, como te gustaría que se desarrollase la sesión, y por otro que te ha parecido la sesión, que estímulos te han motivado mas, que has sentido con las prácticas. De esta forma me ayudas analizarte y desde ahí poder explorar tu placer y poder ayudarte mejor.

Se podrian decir muchas mas cosas de como usar el BDSM como terapia, de echo tengo pensados unos cinco articulos con enfoques diferentes sobre este tema. Algunos muy originales, pero que cualquier practicante asiduo reconocerá sus efectos. El BDSM sirve como terapia ¡si!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios. Son ladrillos que ayudan a construir el blog y me animan a seguir haciéndolo mas grande. Tus comentarios alimentan el blog.